NEOEMOCIONES, SENTIMIENTOS DE BASE COGNITIVA

 

En el humano el cerebro genera por un lado las emociones y los sentimientos que no se pueden separar de los gestos ni del movimiento del cuerpo, y por el otro lado, los pensamientos que sí se pueden separar. A su vez las emociones y los sentimientos se han clasificado ya en dos categorías:

* Las paleoemociones o emociones primitivas (hambre, sed, líbido, dolor, violencia, saciedad, esperanza de solución. aspectos del alerta); y

* Las neoemociones, o los sentimientos de base cognitiva, que suponen la presencia del neocórtex . La memoria humana se encarga sobre todo de producir emociones, con ciertas marcas de racionalidad, que preferiblemente no debieran ser ni dominantes ni perfectas. La fábrica del mundo perceptual reside en las emociones.

Corresponde reseñar brevemente el aporte de las neoemociones de base cognitiva, que se intentan comprender con cierto enfoque científico. Toda emoción de base cognitiva tiene una fracción de componente histórico- experimental: son índices de lo que debiera ser en lugar de lo que es, “señal de conducta para la supervivencia, anidada en memoria”. Las memorias particulares están anidados los borradores de emociones de base cognitiva elaborados previamente, borradores que brotan ante estímulos concretos del mundo externo, como índices de cómo habría que reaccionar. En una dada situación motivadora de acciones, la emoción es el valor de consigna, que dictamina lo que cabe hacer. Cuanto más fuerte es la neoemoción, tanto mayor será la discrepancia entre lo que es (el evento desencadenante de una futura respuesta) y lo que debería ser. La angustia, el dolor es lo que aparta del camino equivocado y endereza a la buena ruta. La alegría, la conformidad, es lo que marca un buen ajuste entre lo que es y lo que debería ser. La esperanza, como paleoemoción, mantiene andando el bucle decisional. La desesperanza, como emoción de base cognitiva, lo interrumpe. La motivación es la paleoemoción de la esperanza, la neoemoción es lo que afecta a muchas decisiones. Como conclusión, los conceptos de motivación y emoción deben jugar un papel central en una teoría de la cognición.

Las constantes de tiempo de las neoemociones son, en general, muy distintas. Alguien manifiesta: “tengo ira porque se me cayó la aguja”, pero nó “estoy juntando ira porque se me está cayendo la aguja”, sencillamente porque se tarda más en decirlo que lo que dura el desarrollo mismo del fenómeno. Tampoco alguien dice “en estos pocos días estuve enamorado”, pero sí, “estoy enamorado”. La constante de tiempo del amor es mucho mayor que la de la ira .

La emoción como valor de consigna es adaptable a una secuencia que la modifica con el cambio de los estímulos. Hay cascada de emociones en un concierto musical donde una emoción es el antecedente de otra. Una típica cascada de emociones es la que asiste al proceso de sanación de una herida profunda, cuya constante de tiempo es extraordinariamente prolongada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.