10 RAZONES POR LAS QUE UNA MUJER ES INFIEL A SU MARIDO.

Ninguna mujer se despierta un día y dice “Hoy voy a ser infiel”. La infidelidad entra en escena cuando la mirada, la escucha, la presencia y la ternura se han evaporado.

Sinceramente, me es difícil encontrar una serie de argumentos válidos para llegar a traicionar a quien se ama. Sin embargo, a lo largo de mis años de ejercicio laboral como terapeuta, he visto que hasta la persona más sensata llega en algún momento de su vida a pensar en la infidelidad como una opción a sus problemas. ¿Por qué una esposa puede llegar a enredarse en algo así?

1. El gentil compañero de trabajo

Cuando una mujer pasa demasiadas horas fuera de casa y comparte sus tareas laborales con un compañero que comienza a tener un trato que traspasa los límites de la relación laboral, para comenzar a invadir otras áreas, se abre una puerta peligrosa. Quizás ese compañero de trabajo no quiera seducir a tu esposa, sin embargo, conserva con ella un grado de intimidad que asombra. Entre ellos se prolongan las charlas fuera del horario de trabajo, él la lleva a tu casa en su automóvil, no se le olvida ningún detalle de su vida personal (recuerda cumpleaños, aniversarios, bodas, funerales y hasta sabe el nombre de las mascotas). Muchas veces un compañero gentil pasa a llenar los espacios donde tu ternura y atención están menguando.

2. Los grupos cerrados

Las salidas continuas de los fines de semana, las vacaciones o las licencias con el mismo grupo humano, crean lazos de intimidad muy estrechos, donde es muy fácil confundir amistad y compañerismo con otra cosa. El esposo de una amiga que se convierte en un “paño de lágrimas”, suele ser el comienzo de una traición. Por eso, no se trata de volverse paranoico, sino de darle todo el amor posible a tu esposa, tal como ella necesita.

3. Las salidas nocturnas y las confidencias

Muchas veces todo comienza con una simple salida nocturna donde, sin darse cuenta, tu esposa descubre que está compartiendo con un extraño intimidades sobre su matrimonio y su vida que no ha compartido contigo. Los lazos emocionales que se crean con extraños, muchas veces llevan a una infidelidad.

4. Viajes al extranjero

Los viajes por motivos de estudio, laborales o profesionales permiten que se pase mucho tiempo en el hotel, con insomnio y las horas vacías pueden ser ocasiones para que se despierten los sentidos, más si el alcohol está presente. No se trata de que impidas que tu esposa progrese en su profesión, si no que busques la manera de estar presente en esos momentos importantes de su vida, ya sea con videoconferencias, llamadas o correos electrónicos.

5. Los espacios peligrosos de Internet

La infidelidad virtual es tan corrosiva como la presencial. A veces todo comienza por un inocente chat, luego sigue por la imagen del “hombre ideal” y más tarde llega el orgasmo. ¿Podemos hablar de infidelidad si no hubo un encuentro físico? Sí, porque aún por WhatsApp se pueden establecer lazos emocionales, comienzan las mentiras y se da la traición. Además, se rompe el compromiso de la exclusividad de intimidad entre esposos, aún de los secretos compartidos.

6. La vida sexual no es placentera

Cuando la sexualidad es tan importante como ir a buscar a los niños al club, sacar la basura o abrirle la ventana al gato, ten por seguro que la traición será algo más que una sospecha. Muchas mujeres se sienten insatisfechas. Ellas no desean un hombre de películas pornográficas, quieren a alguien que tenga ternura, las haga sentirse únicas y les susurre al oído toda la pasión del mundo.

7. Está harta de sentirse sola

A nadie le gusta sentirse solo. Quizá pasas demasiadas horas fuera de casa, o estás en casa pero la ignoras. Las noches de silencio, las tardes de lluvia en que tú estás jugando al fútbol con tus amigos, pueden ser esos momentos donde la soledad induce preguntas. ¿Seré bella?, ¿alguien más se moriría por mí? Entonces, la mente y el corazón se asocian para imaginar alguien que la mire, que le diga frases dulces, que la haga sentir única y radiante.

8. Desea un cambio

La rutina y la monotonía se conjugan para saltar los límites. La infidelidad es un síntoma de que la relación de pareja se está apagando y lo aconsejable es estar alerta y pendientes de vivir una relación sin rutinas.

9. Venganza

Algunas mujeres no saben sanar las heridas de una traición, de modo que para sacarse el dolor de adentro creen que haciendo lo mismo, el dolor pasará. Lo mismo pasa con las mujeres maltratadas: la traición es como un placebo ante el desgarro de los golpes y las humillaciones constantes. Sea cual sea el caso, la infidelidad se da porque la gran motivación es hacer pagar al esposo con la misma moneda: la traición.

10. Ya no siente amor

Es quizás la causa más dolorosa: el amor se ha ido. Pero eso no es algo de un día al otro, sino un proceso donde quizás tu esposa se sintió abandonada, traicionada y que ya no le interesabas. El amor también desaparece cuando ambos dejan de mirar en la misma dirección.

Ninguna mujer se despierta un día y dice “Hoy voy a ser infiel”. La infidelidad entra en escena cuando la mirada, la escucha, la presencia y la ternura se han evaporado. La traición no llega al hogar cuando el esposo es capaz de ser el protagonista principal de las escenas de amor de su propia vida.

Marta Martínez Aguirre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.