UN NUEVO COMIENZO

Inspiración y Motivación en Acción.

«TAN SÓLO TIENES 1 DÍA»
Para comenzar a hacerlo antes de que empiece el nuevo año.
Si quieres cambios en tu vida, si quieres empezar de la mejor manera, te invito a que sigas los siguientes pasos:
1°- Limpia y ordena tu casa, tu armario, el maletero del coche, el escritorio de tu ordenador, tu mesa de trabajo, tu trastero, etc…
2°- Despréndete, tira, dona o regala todo aquello que no usas, que ya no quieres o te traen malos recuerdos.
3°- Despídete, marca distancia, dile adiós a todas las personas que no aportan nada en tu vida y no se interesan por ti, a esas personas tóxicas, chismosas o negativas, a esa pareja con la que aún estás y que ya hace tiempo que murió la relación y el amor, etc…
4°- Haz una lista de las cosas nuevas que quieres en tu vida, de esos asuntos pendientes y deseos por cumplir.
5°- Ahora que ya tienes tu exterior preparado para un cambio, es el momento de preparar tu interior.
Si has leído libros, visto vídeos, conferencias, asistido a terapias, aplicado métodos, herramientas, etc, y no has obtenido los resultados deseados, algo no está funcionando bien. Hay que cambiar conceptos, creencias, pensamientos, etc…
Hay que entrar en acción y aplicar una nueva forma de ver, sentir y vivir la vida.
6°- Si has llegado hasta aquí, ahora toca pasar a la acción y te explicaré cómo hacerlo.
«Si lo quieres conseguir, ponte las pilas ya»

«PARA CONSEGUIR LO QUE DESEAS, TU VIDA NECESITA PAZ»

Todos queremos ser felices y por ello buscamos la felicidad, a veces eso genera estrés y decepción. Confundimos felicidad con bienestar, amar con querer, deseo con necesidad, pasión con ilusión, aceptación con resignación, valentía con impulsividad, éxito con triunfo, libertad con dependencia, paz con tranquilidad, etc…

Para mí, lo más básico que necesitamos es tener paz. ¿Y qué logramos con ella?

Teniendo paz, encontramos el equilibrio en nuestras vidas, cuando tenemos equilibrio conseguimos confianza, la confianza nos da la fe y esta la capacidad de aceptar, agradecer y perdonar. De esta manera logramos tener paz y con esta nos llega la felicidad.

¿Y cómo conseguimos esa paz?

Cada vez que te encuentres en una situación incómoda, conflictiva, agresiva o violenta, algo que no vaya con tus valores, que no quieras en tu vida, que te altere de alguna manera, ya sea de forma real o a través de tus pensamientos, cada vez que tengas que tomar una decisión sea más o menos importante, cada vez que tengas que actuar de alguna manera, hazte las siguientes preguntas:

¿Esta decisión o actitud me aporta o aportará paz a mi vida?

¿Esta persona me aporta o aportará paz a mi vida?

¿Estos pensamientos me aportan o aportarán paz a mi vida?

Si la respuesta es «NO», toma otra decisión, otra actitud, actúa de manera tal que te aporte esa paz. No te bases demasiado en el pasado ni en el futuro, toma decisiones en base a tu presente, los resultados vendrán solos y si no son los que esperas, vuelve a retomar la pregunta y actúa de nuevo en consecuencia.

«La mayor paz que puedas obtener, te la proporciona un buen examen de consciencia»

Si estás viviendo una emoción de ira, rabia, enfado, miedo, etc… Párate, muérdete la lengua si lo necesitas o ponla en el paladar, respira hondo, cuenta hasta diez o lo que sea necesario, tu emoción bajará de nivel, cuando encuentres calma, será el momento de actuar, no antes.

Puede que te hayas comprometido con algo o alguien, las circunstancias y las personas cambian y los compromisos se pueden reajustar, cambiar o anular.

Necesitarás mucha constancia para integrar las preguntas y que con el tiempo se formulen en tu mente de forma automática. (Háztelas cada vez que sea necesario, en cualquier situación, lo importante es determinar qué te da y qué te resta paz en tu vida y actuar en consecuencia.)

Si esto no te funciona, te recomiendo que hagas click en el siguiente enlace, quizás pueda ayudarte más. Pero recuerda que todo proceso y cambio requiere un tiempo de adaptación, aprendizaje y re-educación, sobre todo del cerebro. Tu cerebro intentará que te mantengas en una zona segura (confort), no le gustan los cambios y menos la incertidumbre. Por ese motivo, no dejes que te confunda con lo seguro o con lo que debería ser, simplemente, “Sigue a tu corazón”, él te llevará a la paz, y si no la ves, es porque tu mente sigue ganando la batalla.

Espero que todo esto pueda servirte para un nuevo comienzo en tu vida.

Gracias de corazón por confiar en mí, pero sobre todo, por confiar en ti.

Tu amigo:

Roberto Montes

Entra AQUÍ para aprender más si lo necesitas.

«La paz que obtengas caminando, hará que sepas si vas por el camino correcto»