¿Qué pasa mientras dormimos?.

Cómo nuestros deseos y temores se reflejan en los sueños.

El sueño es el momento en el que nuestra mente consciente descansa de todo el trabajo del día. Es entonces cuando el subconsciente, la parte más profunda de nuestra mente, toma el control y comienza a trabajar.

0
El subconsciente es el encargado de hilar toda la información que nuestra mente consciente ha ido elaborando y recopilando a lo largo de todo el día.

Cuando dormimos, esa información que durante el día hemos manejado en forma de ideas, pensamientos, abstracciones e imágenes toma un nuevo cuerpo: los símbolos.

De ahí que los sueños a veces parezcan raros y misteriosos: ello se debe a que nos hablan en un lenguaje distinto al que estamos acostumbrados.

Por nuestros sueños se pasean nuestros deseos y temores más profundos y también nuestros problemas. Es bastante frecuente despertarse por la mañana y que venga a la mente, de pronto, una solución para algún problema al que llevábamos un tiempo dando vueltas.
Son muchas las personas del ámbito creativo y científico que dicen haber soñado justo con la idea que necesitaban para terminar un proyecto que se les resistía. Y es que, mientras dormimos, nuestro inconsciente sigue trabajando para nosotros.

Aunque hay algunos símbolos comunes a todas las personas, cada uno de nosotros construimos nuestro propio universo mental a lo largo de la vida.

De ahí que, para poder entender lo que nos dicen nuestros sueños, debemos estar atentos a las sensaciones personales que cada escena o elemento del sueño nos evoca.

A unas personas, por ejemplo, que un perro aparezca en su sueño les puede dar alegría y, a otras, provocarles terror. Por eso no podemos dar un significado unívoco a ese elemento, sino que es necesario que le prestemos nuestro propio contexto mental para poder interpretar qué hace ahí y qué nos quiere decir.

Todos los elementos que aparecen en el sueño se refieren a nosotros mismos. Esa persona que nos cae mal y que ha estado toda la noche en nuestro sueño representa una parte de nosotros mismos que no nos gusta.

Para saber cuál, debemos preguntarnos qué representa para nosotros esa persona o qué nos sugiere su presencia y, después, hacer un sincero autoanálisis para averiguar qué comportamientos o actitudes nuestras son iguales o parecidas a las que tiene esa persona.

Nuestros deseos y temores pueden cobrar miles de formas en los sueños. Nuestro inconsciente elaborará la información y la transformará en símbolos que podamos tolerar o digerir.

Así nos contará una historia y nos proporcionará las claves y las soluciones para comprender todo aquello que tiene importancia para nosotros.

Nunca te vaya a dormir con pensamientos negativos, con desánimo, malas vibraciones o malos deseos.

“Tus últimos pensamientos condicionarán tus sueños”.

 

tusbuenosmomentos.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.