EL NEOCORTEX

El cerebro Neocortex está formado por las partes de nuestro cerebro que gestionan la inteligencia abstracta, el razonamiento, el lenguaje, la memoria, etc. Es lo que determina la noción estándar de “inteligencia” de una persona.

El Neocortex está al servicio del cerebro Reptiliano que es el que realmente marca las tendencias y las necesidades que todos tenemos.

La diferencia entre una persona muy lista (con un Neocortex muy desarrollado) y otra muy poco inteligente no está en sus motivaciones, sino en cómo gestionan su vida para conseguirlas. La persona muy inteligente estudiará más y mejor, pensará más y mejor, se comunicará con más habilidad y gestionará sus recursos con más eficiencia. Pero al final, buscará lo mismo que cualquier otro ser humano:
-Conseguir alimento (estudios, trabajo, etc.).
-Estar sano y en buen estado físico (ir al médico, comer bien, leer de nutrición, ir al gimnasio, hacer deporte, etc.).
-Tener una buena relación con las personas y seres que le rodean (tener amigos, amar, cuidar a los seres queridos, desarrollar una buena personalidad, ser compasivo, etc.) .
-Reproducirse (ponerse guapo, aprender dinámicas sociales, emparejarse, enamorarse, tener relaciones sexuales, etc.).

Es decir, que sus deseos, acciones y aspiraciones se basarán en los mismos instintos primarios que TODOS tenemos como seres humanos.

Es importante entender que cada persona es un mundo, con creencias distintas, razonamientos distintos, idiomas distintos y formas de sentir diferentes, pero hay cuatro cosas que todos los seres humanos tenemos en común… y esas cuatro cosas son las que nos dan la vida y parten de nuestro cerebro Reptiliano.

Entendiendo estas cuatro funciones básicas que todos los seres humanos tenemos innatos en nuestros genes y grabado a través de los siglos en nuestros cerebros… podremos entender cualquier comportamiento humano, por enrevesado, contradictorio o absurdo que parezca en un primer momento.
Ya que todas nuestras acciones, directa o indirectamente, tendrán relación con satisfacer uno de estos cuatro instintos primarios.

Puede ser complicado desenmarañar la compleja y profunda relación que estos cuatro instintos tienen entre sí (porque a veces unos anulan a los otros). Pero son las cuatro causas que al final van a estar presentes de forma implícita en todos nuestros actos y actitud en la vida.

by Alvaro Tineo